10 Características exclusivas de una persona resiliente

Ser una persona resiliente, va más allá de solo ser capaz de superar los desafíos y los obstáculos de la vida, es mostrar fortaleza frente a todas las adversidades que la misma pueda ponerle, de manera que nunca se paraliza y suele ser bastante capaz de resolver todos sus problemas de la mejor manera.

Ya sé, suena bastante alocado poder mantener el control de todo y ser tan minucioso, pero créeme cuando te digo que es posible tener esta característica en tu persona.

¿Te interesa saber cómo hacerlo? Sígueme leyendo que aquí abajo te contaré todos los detalles.

Contenido
  1. ¿Qué hábitos tiene una persona resiliente?
  2. ¿En qué se relaciona el apego con la resiliencia?
  3. ¿Cómo saber si soy una persona resiliente?
  4. ¿Cómo se comporta una persona resiliente?
  5. ¿Cómo ser una persona resiliente? - Consejos y trucos
    1. Autoestima y confianza
    2. Empatía
    3. Polivalente (poder hacer todo bien por uno mismo)
    4. Habilidad para encontrar soluciones a problemas difíciles
    5. Agradecer el presente
    6. Ser flexible en todo y perseverante
    7. Las dificultades los nutren, aprenden de sus errores
    8. No se rodean de personas tóxicas
    9. La presión no les afecta
    10. Se automotivan

¿Qué hábitos tiene una persona resiliente?

Como ya lo mencionamos anteriormente, las personas resilientes son aquellas que pueden superar y controlar los problemas que se les presenten, de manera eficaz y efectiva.

Aunque existen diversas formas de ser resiliente, hay ciertas características y hábitos que todos ellos comparten, entre los que podemos destacar:

  • Establecen metas realistas: Quienes son resilientes, son conscientes de sus propias habilidades y posibilidades de realizar X tarea. Por lo que toda aquella meta u objetivo, toma en cuenta la propia capacidad que tiene de ejecutarla.
  • Mantienen un buen cuidado de su salud: Cuando una persona es resiliente, se preocupa por su salud y nutrición, por lo que tienden a tener una dieta bastante equilibrada, rutina de ejercicio y citas médicas preventivas.
  • Son proactivos: Este término, es uno de los más utilizados por las personas resilientes, ya que no solo se encargan de solucionar los problemas que tienen enfrente, sino también de evitar que surjan algunos otros de manera inesperada, de manera que previenen la acumulación de desafíos.
  • Tienen redes de apoyo bastante fuertes: Las personas resilientes, suelen tener apoyo incondicional de parte de sus amigos y familiares, lo que los vuelve mucho más confiados y seguros de sí mismos.
  • Aprenden de sus errores: Este es uno de los factores clave para las personas resilientes, ya que si una de sus mayores características es saber resolver problemas, es súper importante que aprendan de ellos y así poder evitar que vuelvan a suceder.

¿En qué se relaciona el apego con la resiliencia?

El apego y la resiliencia están estrechamente relacionados. Cuando una persona desarrolla un vínculo seguro con alguien más, se siente segura y comprendida.

Esta sensación de seguridad y comprensión es una parte fundamental de la resiliencia, ya que esta se refiere a la capacidad de una persona de lidiar con situaciones difíciles o estresantes de manera efectiva.

Cuando una persona tiene un vínculo seguro con los demás, está mejor equipada para manejar los desafíos que se presentan en la vida con mayor fortaleza.

La relación entre el apego y la resiliencia también se ve en la forma en que los niños se desarrollan. Si un niño experimenta un vínculo seguro con sus padres, se siente más seguro y es más capaz de manejar los desafíos que se presentan a su edad.

Esta sensación de seguridad y comprensión también les ayuda a desarrollar una mayor resiliencia para manejar situaciones difíciles en el futuro.

Por lo tanto, un vínculo seguro entre padres e hijos se relaciona con un mayor nivel de resiliencia en la vida.

¿Cómo saber si soy una persona resiliente?

Para saber si eres o no resiliente, únicamente debes evaluar tu propia habilidad para resolver problemas, mantener un buen estado de ánimo y observar con detenimiento tu reacción ante el fracaso.

Aquí te dejaré un par de preguntas que puedes responder para saber tu nivel de resiliencia con base en tu propia autoevaluación.

Trata de ser lo más sincero posible y tómate el tiempo necesario para evaluar tu comportamiento y respuesta.

  1. ¿Te desanimas cuando fracasas en algo?
  2. ¿Te sientes abatido y desmotivado?
  3. ¿Te esfuerzas por encontrar soluciones para los problemas que se te presentan?
  4. ¿Te sientes energizado cuando afrontas una dificultad?
  5. ¿Crees que puedes encontrar soluciones para los problemas que se presentan?
  6. ¿Es tu vida una búsqueda para entender y aprender de los desafíos que enfrentas?
  7. ¿Te sientes optimista cuando enfrentas una situación difícil?
  8. ¿Te esfuerzas por ver el lado positivo de las cosas?
  9. ¿Confías en que puedes superar cualquier desafío?
  10. ¿Tienes una red de apoyo realmente presente?

🔅 Si respondiste 5 o más preguntas con un 'Si', eres resiliente
🔅 Si tienes menos de 5 'Si' estás en proceso de poder ser una persona resiliente, pero aún te falta trabajar algunos aspectos.
🔅 Si tienes 5 o más 'No', puede que seas una persona bastante preocupada y ansiosa, lo que te impide poder desarrollar la resiliencia en tu personalidad.

¿Cómo se comporta una persona resiliente?

Las personas resilientes, hablando en términos generales, suelen ser personas bastante confiadas y positivas, ya que son capaces de ver el lado bueno de todas las situaciones que se les presentan.

Digamos que donde una persona no resiliente ve un problema, las personas resilientes pueden ver un desafío y aprendizaje futuro.

Por ejemplo, imagina que Juan y Mario son empleados de una empresa que está haciendo recortes de personal.

Juan (persona no resiliente), está bastante preocupado porque puede perder su empleo y tardar bastante tiempo en conseguir uno nuevo.

Mientras que Mario (persona resiliente), está ansioso, pero también motivado en demostrar todo el valor que le aporta a la compañía y así lograr que no sea parte de los recortes.

Sin embargo, es consciente de que si es despedido, puede encontrar nuevas oportunidades de trabajo y con ello de aprendizajes completamente desconocidos.

¿Ves? Es la misma situación, abordada de dos maneras completamente distintas, tú decides que clase de persona quieres ser.

¿Cómo ser una persona resiliente? - Consejos y trucos

Si llegaste hasta este punto, seguro te interesa ser el Mario de tu empresa, así que aquí tienes un par de consejos para lograrlo.

Autoestima y confianza

Primero, debes aprender a ser consciente de tus pensamientos y evaluarlos de forma crítica, cuando te enfrentes a situaciones desafiantes, es importante que reconozcas tus propias fortalezas y capacidades.

Además, también debes esforzarte por construir relaciones saludables con tus amigos, compañeros y familiares. Estas relaciones pueden ayudarte a sentirte apoyado y valorado, lo que puede mejorar tu autoestima y confianza.

También es fundamental aprender a aceptar tus errores y fracasos, esto significa aprender a no ser demasiado duro contigo mismo cuando las cosas no salen como esperabas.

En lugar de centrarte en tus fracasos, trata de identificar qué cosas has hecho bien y qué has aprendido de la situación.

Empatía

Es crucial que empieces con el auto-conocimiento, lo que significa que debes tomar el tiempo para conocerte mejor, tanto tus fortalezas como tus debilidades, lo cual te ayudará a desarrollar una mayor comprensión para ti mismo y para otros.

Además, haz un esfuerzo consciente para escuchar a los demás y comprender sus perspectivas, intenta imaginar cómo se sienten frente a X situación y cómo te afectaría a ti si estuvieras en su lugar.

También es importante que aprendas a aceptar tus sentimientos y los de los demás, sin juzgarte o a otros, ya sean positivos o negativos, lo cual nos lleva a practicar la compasión y autocompasión. 

Polivalente (poder hacer todo bien por uno mismo)

Primero, debes trabajar en tu capacidad de aprender cosas nuevas. Esto significa estar abierto a nuevas experiencias y explorar áreas que no hayas considerado antes.

Esto puede incluir tomar clases en línea o incluso asistir a programas depara obtener una nueva habilidad o conocimiento, como inglés, computación, repostería, etc.

Además, debes trabajar en tu capacidad para adaptarte a situaciones inesperadas, estar preparado para cambios repentinos y saber cómo reaccionar.

Esto puede incluir leer sobre temas relacionados con el cambio y la adaptabilidad, te recomiendo el libro '¿Por qué hago eso?, del doctor Joseph Burgo, donde se enfatiza en conocer el origen del comportamiento y la razón por la que pensamos como pensamos.

Finalmente, debes trabajar para mejorar tu pensamiento crítico y creativo, lo cual implica desarrollar la capacidad de ver una situación desde diferentes puntos de vista, así como ser capaz de encontrar soluciones innovadoras a problemas complejos.

Esto puede incluir tomar cursos sobre creatividad o incluso leer sobre cómo las personas exitosas han abordado situaciones similares.

Habilidad para encontrar soluciones a problemas difíciles

Lo primero que tienes que hacer es reconocer que el problema es difícil y que necesitas ayuda para solucionarlo.

Esto significa buscar ideas y recursos externos, como lecturas, seminarios, consejos de expertos, etc. Siguiendo esto, puedes comenzar a desarrollar una actitud de mente abierta.

Intenta ver el problema desde diferentes ángulos, analizando todos los factores que podrían afectar el resultado, esto te permitirá ver el problema de una manera más profunda y completa.

Además, es importante desarrollar tu creatividad, intenta buscar soluciones inesperadas y novedosas para tu problema. Esto te ayudará a pensar fuera de los límites y a encontrar soluciones innovadoras.

Finalmente, es fundamental que trates de no desanimarte, trata de mantener una actitud positiva cuando enfrentes el problema, así podrás mantenerte centrado y motivado para encontrar la mejor solución.

Agradecer el presente

Intenta reflexionar sobre las cosas buenas de tu vida, agradece a las personas que te rodean y acepta tus emociones. Esto servirá para que aprendas a ver el lado positivo de la vida incluso en los momentos más difíciles.

La resiliencia es la capacidad de adaptarse y recuperarse de circunstancias difíciles. Al ser resiliente, aprendes a ver el lado positivo de la vida incluso en situaciones difíciles.

Una vez que entiendas qué significa ser resiliente, puedes empezar a aprender a agradecer el presente. Primero, tienes que reflexionar sobre las cosas buenas que están pasando ahora mismo.

Piénsalo, ¿qué hay en tu vida que te hace sentir bien? Esto pueden ser cosas simples como la comida, el techo sobre tu cabeza, la presencia de personas que quieres, un trabajo, etc.

Cada día, haz una lista mental de todas las cosas buenas que tienes y agradécelas. También puedes mostrar tu gratitud a las personas que tienes cerca.

Agradece a tu familia, amigos, compañeros de trabajo o cualquier persona que haya hecho algo positivo en tu vida. Si alguien hace algo bueno por ti, dales las gracias de todo corazón.

Finalmente, aprende a aceptar los momentos difíciles. La resiliencia no es solo sobre encontrar el lado positivo de las cosas, también significa aceptar lo que no puedes cambiar.

Acepta tus emociones, incluso si son incómodas, si lo haces, podrás lidiar con ellas de forma saludable y ser más resiliente.

Ser flexible en todo y perseverante

Primero, debes comenzar por establecer metas realistas, determina qué áreas específicas de tu vida quieres mejorar para ser más flexible y perseverante.

Estas áreas pueden incluir tu trabajo, tus relaciones, tu salud y bienestar; establece objetivos a corto y largo plazo para motivarte a seguir adelante.

Una vez que hayas establecido tus objetivos, debes tener la disciplina para hacer los cambios necesarios para alcanzarlos.

Esto significa que tendrás que ser proactivo y trabajar duro para desarrollar la flexibilidad y la perseverancia necesarias para ser resiliente.

Por ejemplo, es posible que debas aprender a ser menos codicioso y más dispuesto a adaptarte a situaciones difíciles o cambios repentinos.

También es importante que desarrolles una mentalidad positiva para mantenerte motivado y centrado en tus objetivos.

Finalmente, debes tener paciencia para aprender y practicar la flexibilidad y la perseverancia. Esto significa que tendrás que ser capaz de volver a intentarlo cuando enfrentes desafíos y fracasos.

Las dificultades los nutren, aprenden de sus errores

Tú puedes aprender de tus errores para ser resiliente tomando los pasos correctos. Primero, es importante que reconozcas tus errores.

Esto te ayudará a entender qué salió mal y a evaluar la situación desde una perspectiva objetiva. Luego, deberías tratar de entender por qué cometiste el error.

Esto te permitirá identificar patrones de comportamiento que te ayudarán a evitar errores similares en el futuro. Una vez que hayas comprendido los errores, es importante que lo aceptes sin juzgarte a ti mismo.

Esto te ayudará a ser más sereno y a encontrar la manera de seguir adelante.  Después, es importante que analices la situación y elabores un plan para evitar errores similares en el futuro.

Por último, debes tener la disciplina de seguir el plan que hayas creado y de actuar de manera responsable. Si sigues estos pasos, te ayudará a ser más resiliente frente a los errores que cometas.

No se rodean de personas tóxicas

Lo primero que puedes hacer es practicar el respeto y la tolerancia. Esto significa que debes tratar a todas las personas con respeto, a pesar de sus diferencias.

Esto incluye ser respetuoso con las opiniones y creencias de los demás. Esto te ayudará a construir relaciones con personas positivas que te animen y te inspiren.

Además, debes ser selectivo a la hora de elegir con quién te relacionarás. Intenta evitar a personas que sean negativas o que te desanimen.

En cambio, busca a personas resilientes que sepan cómo manejar los desafíos y se esfuercen por alcanzar sus objetivos.

Estas personas te ayudarán a aprender nuevas formas de afrontar los problemas de la vida. También debes hacer un esfuerzo para conocer a personas de diferentes lugares.

Esto te ayudará a entender mejor el mundo que te rodea y te dará una mayor perspectiva sobre tus propios problemas.

Finalmente, es importante que practiques la comunicación. Aprende a escuchar y a hablar con respeto y sinceridad, así aprenderás a desarrollar mejores relaciones con las personas que conoces y te ayudará a ser más resiliente.

La presión no les afecta

Primero, es importante que te tomes un tiempo para evaluar la situación, y pensar en una solución práctica y realista para afrontar la presión.

Esto significa que debes hacer una lista de tareas y priorizar aquellas que son más importantes para completar. Es importante que te fijes objetivos realistas y que sepas cuál es el plazo para completar cada tarea.

Una vez que hayas establecido tus objetivos, debes mantener tu enfoque y concentrarte en tu trabajo. Esto significa que debes eliminar cualquier distracción, tanto externa como interna.

Asegúrate de tomar descansos regulares para mantener una mente clara y enfocada. Es importante que también establezcas límites y seas realista con respecto a tus habilidades.

Si tu trabajo te sobrepasa, entonces puedes pedir ayuda o delegar tareas. Finalmente, recuerda que la resiliencia es algo que se construye con el tiempo.

Si bien puede ser difícil trabajar bajo presión al principio, con el tiempo y la práctica te sentirás cada vez más cómodo y seguro para afrontar los desafíos.

Se automotivan

Primero, debes ser consciente de tu propia motivación. Esto significa que debes conocer el porqué de tus acciones y tener un objetivo que te haga avanzar. Esto puede ser algo tan simple como mejorar tu trabajo o alcanzar una meta académica.

Segundo, debes tener una fuerte mentalidad de resiliencia. Esto significa que debes ser capaz de recuperarte de los reveses que se presenten, verlos como una oportunidad de aprender y crecer y no como un fracaso.

Tercero, pon en práctica tus habilidades. Esto significa que debes buscar formas de mejorar tus habilidades y conocimientos y aplicarlos a tus objetivos. Esto te ayudará a mejorar tu confianza en ti mismo y en tus habilidades para lograr tus metas.

Cuarto, busca formas de distraerte. Esto significa encontrar actividades que te ayuden a desconectarte de la situación actual y te permitan relajarte. Esto puede incluir pasatiempos, ejercicio, meditación, música, etc.

Finalmente, sé persistente. Esto significa que debes mantener la motivación a pesar de las dificultades. Esto te ayudará a mantenerte motivado y centrado en tu objetivo.

Ahora que ya conoces todo sobre las caracteristicas de las personas resilientes, déjame saber en los comentarios que te ha parecido el artículo y cómo piensas aplicar los consejos que te expliqué, prometo responderte rápidisimo. ¡Bonito día!.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 10 Características exclusivas de una persona resiliente puedes visitar la categoría Crecimiento personal.

José Andrés Altamirano Méndez

Hola, creo que puedo aportar mucho de mí al mundo, cree esta web para transmitir información real y precisa que ayude a otros. Estudié la Lic. en Administración de empresas internacionales y una maestría en Psicología Empresarial, además realicé muchos cursos de neurolingüística en el extranjero y estoy haciendo una especialidad en Neuropsicología. Tengo 23 años, mucha tinta y mucho papel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia Más info